La astrología como herramienta interpretativa

La pregunta del millón cuando alguien se adentra, o simplemente se cruza, con el tema de la astrología es si sí funciona, y cómo, si a simple vista es un montón de números, rayas, planetas, mitología y debraye mental. 

En este momento debo recordar una frase que le escuché a algún astrólogo, del cuál no recuerdo el nombre, iba más o menos como: «la astrología no se equivoca, se equivoca el astrólogo cuando la interpreta».

Todo en nuestro entorno se puede interpretar, decodificar, examinar, analizar y encontrarle el significado oculto y más básico, que responde a patrones conscientes o inconscientes y que brindan la información más pura del autor. Cuando llegamos a la más clara respuesta de análisis podemos actuar en congruencia y encontrar paz en nuestros actos y en los de otros, al comprender por qué vemos lo que vemos y mirar de verdad al otro, de verdad a nosotros mismos; y entender el mecanismo de la realidad, pues nosotros creamos nuestro entorno. 

Es así como funcionan las herramientas de autodescubrimiento del ser, como la astrología, pero no nos vayamos tan lejos, volvamos a la parte más básica.

Absolutamente todo se puede interpretar y nos da información. Lo que hacemos, cómo nos movemos, cómo nos vestimos, cómo hablamos, nuestros gestos, los colores que preferimos, la música que escuchamos, las amistades que nos rodean. 

Podemos ir más allá, y quizá nos compliquemos un poco, pero también es posible interpretar y decodificar lo que pensamos y cómo lo pensamos, a qué ponemos atención y qué pensamientos son recurrentes, nuestras obsesiones, necesidades emocionales, inseguridades, miedos. Miramos que somos un lenguaje, con un tono, un sabor, un estilo y que por eso podemos decir que algo queda impregnado de nosotros, ponemos nuestra firma en ello.

El acomodo u organización de algo, la creatividad que proyecte cualquier cosa, o incluso, la ausencia y el silencio, nos da información sobre el autor, su influencia y su entorno. 

Podría seguir con ejemplos pero lo importante es comprender y comenzar a ver que cualquier cosa que nos crucemos, dice algo; por lo tanto, nos transmite información. 

Cuando estudiaba Comunicación en la Universidad, los profesores nos hablaban todo el tiempo sobre los mensajes visuales, auditivos, abstractos, ocultos, que llevara cualquier tipo de información, ya sean películas, programas de radio, pinturas, fotos, novelas, noticias, incluso actividades de personas que más tarde tuviéramos que plasmar de la manera más objetiva posible en una nota periodística. Todo se resumía en cómo el mensaje viaja hacia su destino, si está «limpio» o manipulado. Y normalizar la idea de que así como algo puede ser informativo, también puede ser desinformativo.

(Paréntesis astrológico)

Lo podemos ver ahora con los medios de comunicación; el mundo de datos, vaivén casi desquiciado y contradictorio de todo lo que se dice en redes sociales, televisión, noticieros e incluso por las calles, (suponiendo que pudiéramos salir). Neptuno, que entre otras cosas, habla sobre no tener los pies en la tierra, poca claridad, e idealismo, creó cuadratura (tensión, fricción, sensación de lucha o tomar acción, dificultad) a los nodos del karma que en este momento están en Géminis y Sagitario, que tocan temas como la comunicación, lo mental y la conexión entre personas a través de la palabra, los datos y explicaciones intelectuales. Comenzamos a verlo desde finales de mayo del 2020, se perfeccionó (intensificó) a principios de enero 2021 y ahora, principios de mayo, podemos decir que la cuadratura ya se «aflojó». Sin embargo, los estragos quedaron en el aire y todos tenemos una visión y opinión distinta respecto a temas importantes y decisivos como sociedad e individuos. Un ejemplo de ello es todo lo que tiene que ver con Covid, desde información sobre qué es y cómo se trata, hasta los datos estadísticos que se manejan en los países. Poca claridad, ¿no? Pero importante para nuestro futuro.

(Fin del paréntesis astrológico)

Las interpretaciones, análisis y decodificación de datos se utilizan en otras herramientas para comprender y sanarnos como seres humanos; la psicología no es mi área pero mi psicóloga me hablaba sobre cómo las emociones se expresaban a través de mi cuerpo. Si sentía dolor en la garganta cuando no quería decir algo, si sentía un peso en los hombros cuando cargaba con muchas responsabilidades, o si no podía mover o doblar el cuello, cuando era muy rígida con mi punto de vista o visión. Esto también lo explica la biodescodificación. 

Lo vemos también en otras actividades que, aunque en estos tiempos se comienzan a normalizar (de nuevo), se mantuvieron muchos años en la sombra: el tarot, la numerología, las runas, la lectura de mano, de rostro, entre otras. Que necesitan interpretación de datos para extraer información, aunque también intuición y sensibilidad.

La interpretación de sueños también requiere un análisis simbólico y abstracto para interpretar el pensamiento de la persona. Debo recordar que hay profesiones que para esta sociedad son consideradas serias y respetables, que lo utilizan como herramienta para su trabajo, y que no tienen relación con alguien a quien se le atribuya habilidades esotéricas, místicas o mágicas; un ejemplo es la psicología y el psicoanálisis.

Al decir esto, debo hacer obvio el hecho de que la cultura y la sociedad a veces juega en contra cuando se habla de temas que por tradición han tenido muy mala fama, se han menospreciado, castigado y censurado. Todos estamos de acuerdo que en estos tiempos, la mente lógica, matemática, rígida y práctica tiene una importancia excesiva. Lo que me recuerda el resurgimiento o revolución de todo lo que Lilith representa, y de lo que hablé un poco aquí

La sensibilidad y la intuición se le atribuye a lo femenino; la lógica y la mente práctica a lo masculino. ¿Podemos ver cómo es que se considera que estamos en medio de un despertar de temas «femeninos»?

La astrología es compleja porque, si bien es cierto que para comprenderla se necesita aprender a interpretar símbolos, energías, darle rienda suelta a la intuición, siempre cuidando de no proyectar en ella deseos o temores propios, y también mucha creatividad para darle forma a una idea; tiene una contraparte que le crea equilibrio, se basa en datos astronómicos, matemáticos, comprobados científicamente, que responden a leyes de la física y cuya existencia no podemos negar, tal es el caso de los movimientos del Sol y la Luna, y su influencia en los seres vivos y la naturaleza. 

Entonces, ¿cómo es posible que la astrología funcione, que los astros dibujen algo en el cielo y que al mismo tiempo exista una manifestación aquí en la tierra si dos estrellas son sólo cuerpos celestes?

Porque incluso esas dos estrellas significan algo y nos reflejan de vuelta, tanto como el sueño que tuvimos anoche habla sobre nuestros pensamientos, como la ropa que vestimos habla sobre nuestra personalidad, o como nuestras enfermedades físicas nos dan información sobre las emociones que experimentamos o reprimimos. 

Todo se interpreta y nos da información, sólo hay que pausarnos y rebuscar en ella para verla realmente. Esa información es nuestro espejo y nos hablará sobre nosotros, para comprendernos mejor y encontrar tranquilidad.

No olvidemos que el cielo es el techo que permanece sobre nuestras cabezas, es decir, parte de nuestro entorno, parte de nosotros mismos.

Publicado por Arte

Mujer multifacética que escribe sobre astrología en astralarte.com Informa sobre el clima astral, e interpreta y analiza cartas astrales.

Un comentario en “La astrología como herramienta interpretativa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: