Piscis y su orfandad


Piscis como lo que no podemos tocar con nuestras manos y lo que permanece invisible pero cuya presencia es indiscutible, aunque la mayoría de las veces inconsciente, o no comprobable por el idioma físico, material y lógico del mundo que percibimos con los cinco sentidos.

Piscis representa la permanencia en aquél espacio, lugar o estado donde se encuentran todas las posibilidades expresadas y no expresadas. Donde se guarda el futuro y el pasado: la bodega de esta experiencia física y temporal. Es sentirlo todo, sin filtro ni oportunidad para cambiar lo que ya es, siempre ha sido y será.

Me refiero a que, si entendiéramos a Piscis como el océano y en él sucediera una fuga de petróleo, sería imposible, por medio de barreras físicas, impedir que el petróleo siguiera extendiéndose. Podríamos contener el espacio contaminado con barreras físicas pero permanentes, aunque artificiales y toscas. Pero si por alguna razón abriéramos una de las barreras, por mínimo que sea el movimiento, tendríamos de nuevo la filtración con la misma contaminación.

Es decir, sólo podemos contener, bloquear, negar o aceptar, pero no separar como si fuera algún material físico y palpable.


Pero este mundo está hecho con límites y barreras, contrario a lo que parece ser Piscis. Formas definidas, contraste entre colores, luces y sombras, cosas firmes de tamaños claros, estructuras que tienen un orden específico y que por lo general permanecen de cierta forma durante un periodo concreto.

Como dije antes, a Piscis se le contiene pero por sí solo, su naturaleza no crea estructura; no tiene estructura porque lo contiene todo al mismo tiempo, sin discriminación ni distinción, y por lo tanto, sin un orden definido: sin una estructura.

Nota: no confundir la explicación de la energía Piscis con la interpretación completa de una carta astral.

Photo by Ron Lach on Pexels.com

En este mundo tan físico, de límites, tiempo y espacio nos encontramos con la necesidad de contención (Cáncer, la madre) y estructura (Capricornio, el padre), ambos signos conformando un axis, la misma energía expresada de distinta forma, pero siempre siendo el pilar que nos trae al mundo y nos da dirección dentro de él.

La explicación es fácil, Piscis necesita adaptarse a este mundo, tan distinto a su naturaleza y se apoya en esa energía que se lo brinda: su signo contrario es Virgo (el cuerpo), y Virgo como signo de tierra queda en trino a Capricornio (estructura) y a Tauro (lo material), los tres son signos que representan lo palpable y físico.


El simbolismo de la casa 12 -lo que hay después del final (muerte) y lo que hay antes del inicio (nacimiento)-, es una sensación Piscis, abstracta, sutil, inconsciente, invisible y misteriosa, que podría explicarse como:

Sentarnos en una silla que ha desaparecido justo antes de apoyarnos en ella.

Llevarnos a la boca un pastel que desaparece antes de masticarlo, pero seguir viéndolo en nuestras manos cuando revisamos si de verdad se encuentra allí.

Beber agua, mucha agua, por mucho tiempo, y percibir que la sed no cambia ni un ápice.

Llamar a mamá o a papá por un mal sueño, sentir su cariño, despertar y encontrarnos con que no está presente, se fue, o nunca existió.

Orfandad.

Photo by Gabriel Peter on Pexels.com

¿En dónde queda el sostén? ¿La contención, la guía, los límites y lo que nos salva de sentir todo sin filtros ni límites? La sensación de haber sido arrojado al mundo, no saber desde dónde, quién nos dejó aquí y cuál es el propósito de tener que experimentar la rudeza de un mundo cuya bienvenida está impregnada de fuego, violencia e incluso destrucción (Casa 1, y Marte como su regente), es, desde el punto de vista de la energía Piscis, un poco traumático y desolador.

Puede que sintamos con menor o mayor intensidad la energía Piscis, dependiendo de nuestra carta natal. No todos la expresamos o la manifestamos de la misma forma, depende del sitio en donde se encuentre, los aspectos y nuestro modo de manejarla y asimilarla. El mayor apoyo que puede tener es aquel que le brinde adaptación al mundo material, comenzando por su signo contrario, que la contiene en un cuerpo: Virgo.

Publicado por Arte

Mujer multifacética que escribe sobre astrología en astralarte.com Informa sobre el clima astral, e interpreta y analiza cartas astrales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: