Equinoccio, Sol en Aries 2022


El Sol entrará en Aries el 20 de marzo a las 9:33 hrs. tiempo del centro de México. Este equinoccio marca el inicio del año astrológico; primavera en hemisferio norte y otoño en hemisferio sur.

Terminamos los tres meses que representan el solsticio de invierno -de verano en hemisferio sur-, que inició con el Sol entrando en Capricornio y que nos preparaba para este renacimiento con tono Aries: la casa 1, el nacimiento, el yo, el fuego, la afirmación, el comienzo y la bienvenida del guerrero.


Recordando el Solsticio de invierno -Sol en Capricornio-.

Los últimos tres meses aun tenían mucha energía de los nodos en Géminis y Sagitario: mucha atención a información, abrirnos a otras formas de pensamiento, aprender y comunicarnos de boca a boca. Y una limpieza en creencias, mirar con otros ojos a maestros y gurús y descubrirlos más humanos, más como personas que también deben estudiar y renovarse. Y en general un enfoque en medios de comunicación, noticias, formas de comunicarnos y una renovación en ideales, filosofías de vida y explicaciones sobre por qué suceden las cosas como suceden.

Re-estudiar la información que comunicamos o investigar fuentes que visitamos también estuvo presente, por el nodo sur en Sagitario que puso a prueba nuestros conocimientos y creencias.

Con estos tres meses cerramos una especie de lucha relacionada con las creencias y el conocimiento: qué tanto sabemos y con qué nos guiamos para encontrar la verdad -maestros, por ejemplo- (Marte en nodo sur).

Emocionalmente refugiándonos en lo conocido y lo familiar, mientras veíamos una transformación inevitable, intensa, -algo aterradora- y misteriosa en nuestras relaciones, nuestro valor personal y también nuestro dinero y medios para sostenernos económicamente (Luna en Cáncer en oposición a Plutón y Venus Rx en Capricornio).

Y por supuesto, estos últimos tres meses se marcaron con fuerza por la energía de la tercera cuadratura Saturno-Urano, que se perfeccionaría tres días después del ingreso del Sol al signo Capricornio: una revolución y necesidad de liberación pero reglas y límites que impiden, de alguna manera, su total expresión.

Photo by Lisa Fotios on Pexels.com

Equinoccio -Sol en Aries-.

Este inicio de año comienza con la cuadratura Saturno-Urano bastante holgada (8 grados), pero podría percibirse como si su fantasma aun estuviera presente.

En Acuario están Saturno y Juno en conjunción, Venus y Marte también en conjunción y Vesta en Acuario, cerca de Plutón en Capricornio.

Un inicio de año (Sol en Aries) en donde se toma como prioridad (Marte regente de Aries) el comienzo (conjunción Venus-Marte en Acuario) de algo moderno, innovador, rupturista, excéntrico, inclusivo y algo adelantado a su tiempo. Aunque la conjunción se perfeccionó en Acuario hace unos días, aun se encuentran muy cerca en grados matemáticos (3º) y su simbolismo sigue presente.

Tres meses en que, después de un periodo de fuerte transformación en relaciones, comenzamos a construir una nueva dinámica en ellas, probablemente sin precedentes o comparaciones, algo que antes no habíamos hecho.

Apoyándonos con una nueva dinámica en relaciones (Venus en Acuario), y una renovada visión de nuestro amor propio y merecimiento (después del periodo de Venus en Capricornio y sus conjunciones a Plutón), nuestras formas de conquistar lo que queremos también se refrescan (Marte en Acuario).

Ahora nos permitimos desear lo que antes no se nos hubiese ocurrido (Venus en Acuario), o actuar de formas que nuestro sentido del deber ser no terminaba de admitir (Marte en Acuario); y es que, transitamos tres meses de tan dura asimilación psicológica y profundización en miedos que ya no queremos volver a la misma cueva cargada de sombras y sabemos que debemos evolucionar, ablandar nuestros prejuicios y disolver metas que creíamos nos dirigirían al éxito social; hoy las vemos desde otra perspectiva (transición de energía Capricornio a energía Acuario).

Photo by Pixabay on Pexels.com

Pues bien, estos próximos tres meses tendremos la prioridad de levantar eso nuevo y rupturista que comenzamos con la conjunción Venus-Marte en Acuario, porque además, tenemos un fuerte compromiso que no se limita sólo a cumplir con nuestras responsabilidades sino que también existe una promesa fija, un contrato o un pacto que pretende dejar claro que su existencia simboliza la liberación o la evolución, un nuevo cambio de consciencia grupal o colectivo. Aunque, es cierto que todo inicia con un cambio individual.

A toda esta energía y vibra acuariana de creatividad, experimentación y modernidad le agregamos la pasión y el fuego de Vesta en el mismo signo, aun contagiada de la obsesión de Plutón en Capricornio, es decir, hay fijación y fuerza de voluntad en hacer que esto se cumpla y siga su curso hasta el final.

Es importante señalar que Urano queda en cuadratura a Marte y Venus en Acuario, y que, aunque estemos abiertos a los cambios y la innovación en nuestras relaciones y dinámicas, así como en otras vías para acceder a ellas, los planes se nos salen de nuestras manos y quizá sintamos que las circunstancias deciden por nosotros y no nosotros en estos nuevos cambios.

En otras palabras, ya que nos habíamos convencido de elegir a modo acuariano, ahora se nos avisa que Urano podría tomar las riendas en cualquier momento.

Aun así, la forma en que nos toque vivir estas circunstancias tendrá impacto positivo en la sanación de una constante inseguridad en nuestra capacidad de acción o en nuestra identidad (Venus y Marte en sextil a Quirón y Palas en Aries). Hay oportunidad de tomar esta sanación como adultos, con sabiduría, como quien sabe aprovechar los retos que enfrenta y los usa a su favor. Este equinoccio está impregnado de dicha sanación: iniciando aunque dudemos de nosotros mismos, aunque nos duela, abriéndonos paso aunque no sepamos si lo estamos haciendo bien.

Irónicamente, si lo comparamos con el párrafo anterior sobre sanar de forma individual, emocionalmente se marcan tres meses en que nos apoyamos con pares hasta el punto que podría llegar a ser codependencia (Luna en 29º de Libra). Necesitando equilibrar cada detalle del trato con alguien, incluyéndolo y tomándolo en cuenta para cualquier situación que podría repercutir en ambos (si repercute en uno, también lo hará en el otro porque hay una cercanía muy estrecha).

Photo by Lisa Fotios on Pexels.com

Tomando en cuenta la conjunción Venus-Marte, Saturno-Juno, y Quirón-Palas, podríamos pensar que nos alivia emocionalmente tener el visto bueno de un par para indicarnos que lo estamos haciendo bien en algo que no tenemos referencias previas y que podría terminar en un experimento fallido (Acuario experimenta); o quizá también, buscar apoyo desesperado para no sentirnos demasiado solos en un viaje que sabemos depende sólo de nosotros. Aunque por el camino encontremos otros vínculos en comunidad (stellium en Acuario).

Podrían ser tres meses en los que emocionalmente sintamos que podríamos perder esa compañía y que necesitamos tomarla de todas las formas posibles para que no se esfume (grado 29º). Y también… por la cuadratura de la Luna en Libra y Plutón en Capricornio, quizá exista mucha obsesión, celos o necesidad de dominio que nos cueste poner en un sitio donde no cree daños.

El Sol en sextil a Plutón, podría interpretarse como el inicio que comenzamos a sabiendas de que el pasado inmediato fue duro (los últimos tres meses), pero siendo conscientes de que podríamos acceder a nuestro poder interno si necesitamos recordarnos lo fuertes que somos. Y sin morir en el intento o en la sensación.

A nuestras espaldas, pero no del todo, aun existe mucha energía de una etapa que termina. Que nos envía mensajes sutiles, y que podríamos percibir con mucha neblina y sensación de irrealidad. Son tres meses de alta intuición, sueños vívidos, y para desplegar un lenguaje que va más allá de lo terrenal (Mercurio, Júpiter y Neptuno en conjunción en Piscis).

Esta energía pisciana nos ayuda a terminar de sanar emociones que nos hicieron mucho daño en el pasado y que ya no pueden seguir con nosotros (trino nodo sur en Escorpio) si queremos caminar hacia un futuro más sano y simple (sextil nodo norte en Tauro).


Aun son tres meses en que nos nutrimos de charlas, información de boca a boca y también de conocimientos mundanos útiles. Pero por otro lado, sigue presente la cara oscura de la información, la tergiversación y manipulación del mensaje, los comentarios y opiniones osadas, incómodas, desafiantes del deber ser (Lilith en Géminis), y que no logramos terminar de asimilar psicológicamente (inconjunción a Plutón en Capricornio). Nos es incomodísimo tratar de analizarla y hasta cierto punto, nos queda en un punto ciego: no podemos tomarla con ambas manos. Y además, sigue siendo poco clara (Lilith en Géminis en cuadratura a Neptuno en Piscis).

Photo by Pixabay on Pexels.com

Aquí dejo la carta astral del equinoccio y que tengan bonitos tres meses uranianos pero sanadores.

Nota: Sol sextil a Plutón también podría indicar un inicio de año enfocado en el poder económico que en parte se está renovando a sí mismo (regente de nodo sur en Escorpio), pero debemos vivir dicha renovación desde cerca, vivir su transformación a consciencia, porque nos está llevando hacia nuevas formas -súper innovadoras- de hacer riqueza (Plutón trino nodo norte en Tauro y Urano cerca pero aun no en orbe de conjunción, si estuviera en orbe, pienso que la renovación sería mucho más marcada y sorpresiva).

Horario del norte de México.

Publicado por Arte

Mujer multifacética que escribe sobre astrología en astralarte.com Informa sobre el clima astral, e interpreta y analiza cartas astrales.

2 comentarios sobre “Equinoccio, Sol en Aries 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: